Vuelva cuando ésto tenga sentido


Burn after reading Burn after reading, Ethan y Joel Coen (dirs.), George Clooney, Frances McDormand, John Malkovich, Tilda Swinton, Brad Pitt; Focus Features, Studiocanal, Relativity Media, Working Title (prod.), EUA, 2008, 96 min.

La nueva entrega de los hermanos Coen no nos decepciona. Nos gusta, nos hace reír, nos sorprende. Aunque no es el mismo ritmo que en No country for old men, que se llevó cuqtro premios Oscar y muchos, pero muchos otros premios, esta película logra su objetivo: exhibir una situación tan ridícula que parece real.

El relato consiste en una historia complicadam pero bien contada, al estilo Coen. Katie Cox (Tildq Swinton) esposa de Ousborne Cox (John Malkovich), analista de la CIA, decide divorciarse. Aconsejada por un abogado inicia a escondidas una valuación de los bienes de su todavía esposo. El inventario que resulta es grabado en discos, uno de los cuales se pierde, con supuesta información valiosa proveniente del trabajo en la CIA de su esposo. El disco es encontrado por dos trabajadores de un gimnasio, Linda Litske y Chad Feldheimer (Frances McDormand y Brad Pitt), quienes sólo intuyendo la posible importancia de la información deciden extorsionar a Ousborne Cox para devolverle el disco. La trama se complica cuando Harry Pfarrer (George Clooney), agente del buró federal de impuestos y amante de Katie Cox, seduce a Linda Litske y comienza a ser seguido por un investigador privado contratado por su esposa. ¿Resultado? Imprevisible.

Los personajes están basados en los prejuicios y miedos típicos de la sociedad norteamericana. A lo largo de toda la historia aparecen, hiláricamente, los clichés respecto a los rusos, la burocracia de los órganos de inteligencia estadounidenses y los matrimonios separados o en proceso de. Sin olvidar el personaje encarnado por Brad Pitt, el mediocre perfecto, cuyos razonamientos no van más allá de las series de televisión.

John Malkovich también nos deja con una sonrisa en la boca. Decidido a rehacer su vida lejos de la burocracia, Ousborne Cox toma ligeramente la decisión de escribir sus memorias. Solo para darse cuenta que es más difícil de lo que él creía y en medio de las burlas de su esposa. Frances McDormand, esposa de Joel Coen, encarna otro de los personajes mejor elaborados. Una mujer que no es vieja, pero tampoco es una jovenzuela, comienza a ver cómo su cuerpo pierde esa consistencia que podría ser el atractivo para cualquier hombre. Una operación estética se impone.

El resumen de la película podría ser una de sus frases: “La inteligencia es relativa”. Dos de las mejores escenas suceden en las instalaciones de la CIA, cuando el ex jefe de O. Cox está reportando a su superior sobre la situación creada tras la pérdida del disco. Pensando que el asunto ya está resuelto, tiene lugar este diálogo:

Superior de la CIA: ¿Qué aprendimos de todo esto?

Oficial de la CIA: Eh…

Superior de la CIA: No volver a hacerlo. (Pausa) No sé qué carajos “hicimos”, pero…

Al final, tratando de obtener una moraleja de la situación, un diálogo parecido, pero mejorado, tiene lugar:

Superior de la CIA: Entonces, ¿qué aprendimos de todo esto?

Oficial de la CIA: Eh… No lo sé. (Pausa)

Superior de la CIA: Yo tampoco.

Un comentario en “Vuelva cuando ésto tenga sentido

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s