Hambre


Hunger fr Hunger, Michael Fassbender (Bobby Sands), Stuart Graham (Ray Lohan), Steve McQueen (dir.), Enda Walsh y Steve McQueen (guión), Blast! Films, Channel 4, Film 4, Irlanda-Reino Unido, 96 min.

Ese es el título traducido literalmente de la película dirigida por Steve McQueen. La historia es la de las últimas seis semanas de vida de Bobby Sands, líder del Ejército Republicano Irlandés, tras iniciar una huelga de hambre el 1º de marzo de 1981 en la prisión norirlandesa de Long Kesh (hoy en día cerrada). Sands y otros nueve prisioneros del ERI murieron como consecuencia de ello.

Previamente, y como antecedente de la protesta, los mismos prisioneros habían iniciado en 1978 una “Huelga de sábanas”, llamada así por la negativa a usar los uniformes de la prisión y llevando sólo sábanas para vestirse, y una “huelga de limpieza”, por la que se negaban a bañarse y limpiar sus celdas. Sus heces fecales eran embarradas a lo largo y ancho de todas las celdas por los mismos prisioneros y la orina recogida en migitorios para derramarla por debajo de las puertas y ensuciar el pasillo que las comunicaba.

Los miembros del ERI encarcelados reivindicaban el estatuto de prisioneros políticos que el gobierno británico les negaba. Para presionar, Sands y sus seguidores deciden iniciar una huelga de hambre que tiene gran repercusión mediática.Hunger

Aunque en materia de brutalidad nunca se puede ser demasiado explícito, McQueen no se ahorra detalles al momento de ilustrar su relato. Excremento, orines, golpizas y sobre todo, la terrible agonía de Sands, con todas las consecuencias en su cuerpo, son mostrados sin concesiones. De hecho, la versión inglesa del afiche es más explícito que el de la versión francesa.

A lo largo de la película hay pocos diálogos, salvo uno entre Sands y el cura de la prisión acerca de la moralidad de la huelga de hambre. Las escenas son largas y hay varias memorables: precisamente la discusión entre el sacerdote y Sands es una de ellas, y otra donde se observa a un hombre de limpieza lavando el pasillo donde se encontraban las celdas.

De verdad que he estado con historias depresivas este invierno. Prometo buscar unas más amables próximamente. Pero de esto se trata enterarse del mundo que nos rodea, ¿cierto?

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s