Napoleón en espera


Patrick Rambaud, L'Absent Patrick Rambaud, L’Absent, Paris, Editions Grasset & Fasquelle, 2003, 374 pp.

La última parte de la trilogía de Rambaud, por fin. El relato se sitúa durante y después de la primera abdicación de Napoleón: tras haberse enfrentado abiertamente a su Estado Mayor, y de la traición de varios de sus generales, la isla de Elba le es asignada como su nueva casa, su nuevo estado. Su salida de Fontainebleu, su destierro en la isla de Elba, cerca de la costa Toscana; el peligroso viaje hasta la costa sur de Francia, siembra la expectativa por todas las poblaciones por donde pasa, no sin algunos intentos de linchamiento. Mucho menos explosivo que los dos libros anteriores, Rambaud describe detenidamente la parodia de gobierno que implicaba la estancia de “el Ogro” en la isla. Así, llega a ese lugar olvidado para sufrir una coronación como soberano, pantomima penosa, e implementar los pocos recursos económicos con los que contaba, al mismo tiempo que los “turistas” viajan hasta la recóndita isla para ver la atracción del lugar: él mismo.

Un toque policiaco lo aporta uno de los personajes, Octave Sénécal, ficticio, pero como Rambaud acostumbra, tomado de elementos muy sólidos tanto de la literatura como de la historia. Bonapartista convencido, Sénécal toma el papel de doble espía para su causa y la de los realistas que intentan asesinar al corso. El resto de los personajes fue, casi en su totalidad, de carne y hueso.

Una parte muy interesante llega al final, cuando el autor se “autoentrevista”. En ella habla sobre la “verdadera” novela histórica. Sólo es novela histórica la que hace de la historia el tema principal, no el escenario. Shakespeare, en Romeo y Julieta no escribe un relato histórico, pues sus personajes son perfectamente transportables a cualquier otra época y ciudad (por ejemplo, mediados del siglo XX, en Nueva York, y obtenemos el relato de West Side Story). Pero Dumas sí, pues sus tres mosqueteros no pueden salirse de ese momento histórico preciso (¿tres mosqueteros en los años cincuenta en Nueva York?, no lo creo).

Un comentario en “Napoleón en espera

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s