método científico en tres tiempos


Giorgio Agamben, Signatura rerum Giorgio Agamben, Signatura rerum. Sul metodo [Signatura rerum. Sobre el método], Torino, Bollati Boringhieri, 2008, 120 pp., Temi, 174

Giorgio Agamben es uno de los filósofos más importantes de nuestro tiempo. Es profesor de filosofía en Venecia y en París. Jurista de formación, se ha dedicado a reflexionar sobre la condición humana y el punto en el que actualmente se encuentra la humanidad. Debido a sus conclusiones un tanto pesimistas, es conocido bajo el apelativo de “el filósofo de la desesperación”, pues sus estudios lo llevan a profundizar sobre temas tan oscuros y difíciles como los campos de exterminio nazis y la encrucijada actual de la humanidad frente al futuro o lo que él denomina como “estado de excepción” que es el gobierno mediante leyes excepcionales, tales como el Acta patriótica redactada por el gobierno de Bush como reacción a los atentados del 9 de septiembre. Su bibliografía comienza a principios de los setentas y hoy continúa escribiendo y publicando. Además de todo, de joven participó en el rodaje de la película El Evangelio según San Mateo de Pier Paolo Pasolini, con el papel del apóstol Felipe.

Fuertemente influenciado por Heidegger, Foucault y Walter Benjamin, en este libro Agamben emprende una arqueología filosófica del método. Mediante tres temas profundiza sobre el problema de la investigación. Los capítulos son como problemas ejemplares del método científico que analiza mediante el método propuesto por Foucault. En el primer capítulo se encarga de los paradigmas, en el segundo de la teoría de la signatura, y en el último sobre las relaciones entre antropología e historia.Escher, Autorretrato

Sobre el paradigma, Agamben insiste en las características del paradigma: es aquello que une a la comunidad científica porque lo reconoce como no pertinente para la discusión. El problema con el paradigma es que, para serlo, el enunciado que lo pronuncia tiene que perder su función semántica. Lo que nos lleva a una paradoja, pues el paradigma al mismo tiempo forma y no forma parte de la ciencia. El método científico occidental está condicionado, en gran parte, por los métodos deductivos e inductivos. Pero resulta que el paradigma es un caso particular que sirve en términos generales sin perder su particularidad. No es obtenido ni por deducción ni por inducción, sino por analogía. La dicotomía universal-particular pierde todo sentido en la esfera de los paradigmas y, sin embargo, es uno de los fundamentos de la ciencia, pues la vuelve comprensible. La conclusión de Agamben es que el paradigma no tiene que ver ni con el objeto científico ni con el sujeto que lo estudia, sino con el ser mismo de la ciencia.

En el segundo ensayo Agamben explora la antiquísima teoría de la signatura, de donde el libro toma su título. Desde la Edad Media los científicos intentan descubrir las “marcas” o “signaturas” de las cosas que las coloca en un lugar específico de la Creación, hasta la Ilustración, cuando la teoría es casi completamente abandonada por “rídicula”. Es hasta el siglo XIX con Giovanni Morelli y especialmente durante el XX cuando vuelve a ser objeto de estudio gracias a Walter Benjamin y Michel Foucault.

Moda Milan 2009 El lenguaje es la segnatura por excelencia. Las signaturas se manifiestan a través de la relación entre el lenguaje y la acción que provocan. Así, una signatura hace que un trozo de metal precioso se convierta en una moneda. Otra signatura es el bautizo cristiano. Si Foucault había explorado esta teoría en Las palabras y las cosas a través de la constatación de la existencia del lenguaje (existencia pura y simple), Agamben afina la idea de que la pronunciación del lenguaje sería la signatura de su existencia. Esto se debe a que la existencia pura y simple del lenguaje no es capaz de transmitir ningún sentido. Es necesario poner en acción esa segnatura para hacerlo (p. 66). La moda es una de las signaturas más evidentes. A través de ella se ponen en marcha complejos sitemas de citaciones basados en el “no más” y el “de nuevo”. Por ello, los grandes modistas son reconocidos no por su capacidad de crear ropa hermosa y cara, sino por su capacidad de leer la sociedad y reflejarlo ese sistema mediante su oficio.

Por su parte, el derecho representa bastante bien el lenguaje de la signatura. La etimología del derecho muestra su relación con la “idea de mostrar”: Iudicium e Index están relacionadas con Dico, mostrar. Vimdicare, de donde deriva Vindicare, equivale a “mostrar la fuerza”, la fuerza de un rito, la fuerza del derecho.

El tercer ensayo, el más complicado de todos para mí, pero que podría ser un resumen de los dos anteriores, trata sobre la arqueología filosófica en Foucault y sus implicaciones en la historia. Por arqueología como método de investigación, no se trata de llegar a un supuesto “origen” de las ciencias. Este es uno de los grandes malentendidos de la ciencia occidental, denuncia Agamben. En el momento en que el investigador no puede ir más allá porque o no tiene fuentes o son demasiadas, o no entiende la información, existe la tendencia a declarar un estado “originario” del conocimiento que se confunde con la magia. Por el contrario, el método foucaultiano retomado por Agamben no busca los orígenes, sino la genealogía. Para ello el concepto de Urgeschichte, pre-historia, acuñado por Overbeck (teólogo amigo de Nietzche) es fundamental, pues precisamente la comprensión de los datos más allá de las fuentes es lo que está en cuestión:

… “la storia comincia solo dove i monumenti diventano intellegibili e vi è disponibilità di testimonianze scritte affidabili. Dietro e al di qua giace la preistoria” (Franz Overbeck, Kirchenlexicon Materialen. Christentum und Kultur, in Werke und Nachlass, VI, I, Metzler, Stuttgart-Weimar, p. 53, citado por Agamben, p. 86)

… “la historia comienza solo donde los monumentos se vuelven inteligibles y existe disponibilidad de testimonios escritos confiables. Detrás de los cuáles yace la prehistoria”

Este fue, sin duda, uno de los libros más complejos que he leído en los últimos años. Pero la profundidad de los análisis y la riqueza fue apasionante. Sobre todo disfruté el capítulo segundo. Si bien es “el filósofo de la desesperación” los análisis de Agamben arrojan mucha luz sobre el pensamiento humano, gracias a su crítica al conocimiento occidental.

Rene Magritte, Los amantes

Las fotos son, de arriba a abajo, sin contar la portada del libro: Escher, Autorretrato con esfera; Desfile de modas en Milán, 2009 y René Magritte, Los amantes.

2 comentarios en “método científico en tres tiempos

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s