una familia normal (otra perla japonesa)


Still Walking

Hirotazu Kore Eda (dir., libreto y escenario), Still Walking (歩いても 歩いても, Aruitemo aruitemo, jap.), Hiroshi Abe (Ryota Yokoyama), Yui Natsukawa (Yukari Yokoyama), You (Chinami Kataoka), Kazuya Takahashi (Nobuo Kataoka), Shohei Tanaka (Atsushi Yokoyama), Kirin Kiki (Toshiko Yokoyama), Yoshio Harada (Kyohei Yokoyama), Japón, TV Man Union, 2008, 114 min.

Sobre cine ya hemos hablado bastantito en este blog y, sobre todo, del de lejano Oriente. Es sobre todo el cine japonés y el cine coreano los que se han llevado la mayor parte de nuestras notas cinéfilas. Una que otra norcoreana o china, y seguramente se nos han olvidado reseñar algunas vietnamitas y tailandesas. Pues el asunto continúa. Las salas de cine francesas parecen verdaderos criaderos de perlas orientales porque el repertorio sigue tan rico como siempre.

Antes de contar cualquier cosa sobre esta película, no nos cansaremos de señalar que el cine japonés es el más intimista. Frencuentemente se ocupa de historias familiares, los escenarios se localizan en interiores familiares y en primeros planos a los actores. El director de Still walking, Hirotazu Kore Eda utiliza estos mismos recursos y retrata otra familia japonesa en un momento crucial: la vejez de los abuelos. Dos hermanos se reúnen en Yokohama, su ciudad natal, con sus padres durante el décimoquinto aniversario de la muerte de uno de sus hermanos. Ambos hermanos, demasiado ocupados con sus familias, sus problemas de trabajo (uno de ellos, Ryota (Hiroshi Abe) esconde su situación de desempleo para no preocupar a sus progenitores), no tienen el tiempo de trasladarse a la ciudad donde crecieron. Si bien la historia parece simple, hay un fondo mucho más rico y complejo de lo que aparenta.

Las relaciones padres-hijos están sometidas no sólo a los cambios de generación (el hijo varón y heredero está casado con una viuda, Yukari (Yui Natsukawa), quien además tiene un hijo pequeño de su primer marido, sino también a los distintos caracteres. La madre, Toshiko (Kirin Kiki) siempre accesible, con energía, sonriente, bromista, curiosa por la vida de toda su familia, contrasta con el padre Yoshio (Kyohei Yokoyama) retraído, de poquísimas palabras, que prefiere encerrarse en su despacho (médico jubilado), antes que salir a socializar, que no soporta a sus nietos y que se queja de absolutamente todo lo que le rodea. Y sin embargo ambos padres se aman y aman a su familia.

Uno de los temas de esta película es el abandono de los padres. Las promesas que los hijos hacen a sus padres, quienes se enfrentan a nuevas tecnologías y posibilidades que de jóvenes eran inpensables, permanecerán sin cumplir. Y es entonces que esos hijos tomarán el lugar de sus padres. No sólo como cabezas de familia, sino como padres que esperan la visita de sus hijos. Aunque sea encerrados en su despacho.

Para ver el corto (subtítulos en inglés), hacer click aquí.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s