…coincidencias de la historia…


No sólo deploro la ignorancia (siempre

condenable), sino también la huída y el exilio

de numerosas virtudes. En efecto, ¿quién

podría dudar que Roma se levantaría de

inmediato si comenzara a conocerse a sí

misma?

Petrarca, Cartas de familia, 6, 2, hacia 1337 d.C.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s