si mis primos se enferman…


Propaganda contra la reforma promovida por Obama, equiparándola al sistema comunista
Propaganda contra la reforma promovida por Obama, equiparándola al sistema comunista

Me parece tan normal que el gobierno invierta en hospitales públicos, clínicas, atención médica. En países como México o Francia, esto es una cuestión completamente normal. Que exista un servicio público de hospitales y atención médica es, junto con la educación y la protección a los trabajadores, uno de los tantos mínimos de seguridad social que debe estar garantizado por el Estado. ¿Por qué? Por una razón muy sencilla: dejar que todos estos servicios estén a merced del mercado excluye a millones de personas de la posiblidad de acceder a ellos, y eso es injusto. No todas las personas tienen la capacidad económica de contratar servicios privados de medicina, educación o defensa legal.

En los Estados Unidos esto nunca ha sido así, pues el modelo económico quiere que todos estos servicios estén sujetos a la ley de la oferta y la demanda. Incluso la educación, aunque existe un servicio público, no es el preferido por los habitantes de ese país. Y como dicen por ahí, enfermarse es caro, pero en los EUA es un lujo. Según cifras de la revista Proceso, (“La gran apuesta” de J. Jesús Esquivel), una familia de cuatro personas debe pagar mensualmente un seguro médico de 850 dólares. Estos precios dejan a millones de personas sin posibilidad de adquirir un seguro: 47 millones el último año. Las aseguradores niegan contratar o pagar con una persona que tenga riesgos “previos”: si fuma o fumaba, si hay antecedentes cardiacos, si una mujer embarazada no sigue exactamente las indicaciones del médico o si el parto fue complicado o por cesárea. Y otras lindezas de ese tipo.

Esta situación ha sido tomada en las manos de Barack Obama y ha hecho una propuesta de ley para aprobar un proyecto de seguridad social pública. Por supuesto, las grandes empresas y el partido de oposición, el Partido Republicano, se han dado a la tarea de bombardear la propuesta. Han tenido mucho éxico, pues el 83% de los electores están en contra de la propuesta de Obama. Con una campaña que utiliza las mimas técnicas de desinformación que usó Bush en su campaña por la guerra en Afganistán y en Irak, han infundio el miedo en la población estadounidense. Han explotado la fobia hacia los modelos sociales y confunden a la población llamando este proyecto de “socialista”. “Obama quiere socializar la salud pública”, dicen.

Asustan a los estadounidenses diciendo que la industria privada farmacéutica y médica. Y por supuesto, tienen un gran interés en lograr infundir el miedo. Según Proceso, que cita datos de la organización Open Secrets y el Departamento de Justicia, entre 1998 y 2009 las empresas de este tipo han invertido 1 687 millones 985 mil 232 dólares en cabildeo y las aseguradoras mil 269 millones 279 mil 506 dólares. Los hospitales y asilos casi 748 millones y las organizaciones que agrupan a los profesionales del ramo 670 millones.

Sólo este año las farmacéuticas y los laboratorios han invertido 134 millones y medio, las aseguradoras 81, los hospitales y asilo 50, y los profesionales 39 millones y medio. ¿Por qué? Porque se acercan las elecciones de mitad del primer período profesional. Y de apoyar la reforma propuesta por Obama, los representantes demócratas temen perder su puesto y no ser reelegidos. Quizás no midió correctamente el peso político de las aseguradoras y por lo que respecta al tiempo político, no pudo haber escogido peor.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s