babel


Frecuentemente me he topado con personas que son bilingües de nacimiento. Originarias de países bajo dominio francés, inglés o de estados multinacionales, esas personas aprenden la lengua del grupo al que pertenece su familia, la lingua franca del país y el francés. Por desarrollarme en un medio universitario, no es raro que esas personas hablen además inglés. Conozco belgas que hablan neerlandés como lengua materna, francés como lengua nacional, y se expresan en alemnán, inglés o italiano durante sus estudios. En Budapest conocí húngaros, checos y polacos que entre ellos se comunican en alemán. Al gimnasio donde asisto también lo hacen un rumano y un armenio que usan el ruso para platicar. Y comparto mi departamento con un suizo que habla francés y armenio como lenguas maternas y alemán e italiano como lenguas nacionales.

Afortunadamente para ellas, ninguna de las lenguas que mencioné está en peligro de desaparecer, dejar de ser habladas. Sin embargo, a lo largo del mundo tres mil otras lo están. Culturas completas desaparecen cada año cuando una de estas lenguas desaparece. Toda una concepción del mundo se desvanece. A veces literaturas completas se esfuman sin que haya una pequeñísima posibilidad de recuperar una porción del saber que encierra.

La UNESCO acaba de publicar en su sitio de internet un Atlas lingüístico. En el transcurso del año será publicado en papel. En el portal se encuentra una versión interactiva de este atlas por medio del cual se puede buscar información en torno a las lenguas que están en peligro de desaparecer. Precisamente, la imagen que acompaña esta nota refleja las 2476 lenguas alrededor del mundo que están amenazadas o que desaparecieron. El mapa está diseñado en torno a “niveles de vitalidad”, que pueden ser seis:

  1. A salvo. Es el nivel en el que se encuentran lenguas como el español, el francés, el inglés, etc. De hecho, no podría decirse que se trata de un nivel de peligro, puesto que el aprendizaje de la lengua se encuentra asegurado de generación en generación.
  2. Vulnerable. Es propiamente el primer nivel de peligro. Están en este caso las lenguas que, aunque se hablan por un gran número de personas y las generaciones más jóvenes lo hacen, su uso está restringido a ámbitos como el privado o a determinadas circunstancias, mientras que en la vida cotidiana se habla otra lengua, normalmente una en el primer nivel.
  3. En peligro. Son aquellas lenguas que ya no son aprendidas por los niños.
  4. Seriamente en peligro. Son aquéllas que solo son habladas por los abuelos o por generaciones aún más viejas. Los adultos la entienden pero no la hablan, y los jóvenes ni lo uno ni lo otro.
  5. En situación crítica. Además de estar en la situación del grado anterior, las personas que hablan esa lengua lo hacen en situaciones muy restringidas.
  6. Extinta.

Por supuesto, para medir la vitalidad de una lengua deben tomarse en cuenta varios factores. Éstos son tan variados como el nivel económico, la conservación del medio ambiente o la política cultural ejercida por el gobierno del país donde se encuentre el grupo lingüístico.

Gracias a ese descubrimos que en México existen 143 lenguas amenazadas: 52 vulnerables, 38 en peligro, 32 seriamente en peligro y 21 en situación crítica. Por ejemplo, el awakateko (lengua en situación crítica), que se habla en el municipio de Champotón, Campeche, solo cuenta con 3 hablantes. Este idioma pertenece a la familia de lenguas mayas, es originario del municipio de Aguacatán en Guatemala y hay algunos grupos de hablantes en los Estados Unidos como resultado de la migración. Una nota curiosa: esta lengua fue repertoriada en 1780 en un muestrario de vocabularios encargado por la zarina Catalina la Grande. Otro caso dramático es el ayapaneco (lengua en situación crítica), hablado en Jalpa de Méndez, Tabasco por solo 8 personas. Otras lenguas, com o el Matlatzinca (lengua en peligro) cuentan con 651 hablantes.

En países como Brasil (ya que está de moda compararnos con ese país), existen 190 lenguas amenazadas, de las que 97 son vulnerables, 17 están en peligro, 19 seriamente en peligro, 45 en situación crítica y 12 están extintas. En Francia (y aquí no nos salen las cuentas), el mapa nos dice que existen 29 lenguas amenazadas, de las que 5 son vulnerables, 8 están en peligro y 13 seriamente en peligro (y nos faltan tres).

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s