identidad nacional


J'aime Paris. Je suis parisienne.

Vivo en París desde 2007 y quizás he tenido suerte de nunca haber sufrido actos de racismo (por lo menos visibles) por ser extranjero.

Pero durante mi estancia he visto cómo jóvenes de primera o segunda generación, nacidos en Francia, se ven obligados a esperar hasta los 18 años para solicitar la nacionalidad francesa; entendiéndose implicitamente que si cometen algún crimen antes de la mayoría de edad, este derecho se les es retirado. También es cierto que hay una discriminación visible en cuanto un “banlieusard” (joven que no vive en París intramuros) solicita trabajo.

Más aún: cuando recorro los túneles del metro de París para hacer mis conexiones de línea y sucede que hay algún control de documentos, veo tristemente cómo las primeras presas son aquéllas que tienen tête d’arabe, “cara de árabe”, como dicen los franceses y por supuesto los de piel negra, los de origen asiático y algunos otros tantos que son “juzgados” y /o “discriminados” por su forma de vestir. Yo me he escapado, pero sí sé que una vez que te controlan el trato no es justamente amistoso. La policía francesa tiene fama de ser muy agresiva. Yo mismo lo viví en la flama olímpica cuando los manifestantes eran golpeados y jaloneados reprimiéndoles su derecho a expresarse.

¿Cómo no protestar ante estas injusticias? ¿Cómo quedarse callado cuando Francia se enorgullece de ser el país de los Derechos Humanos, emanados de la Revolución y grita a los cuatro vientos sus valores: Liberté, Egalité et Fraternité? ¿Cómo no salir a las calles a protestar contra este debate de la identidad nacional ?

Ahora, hasta resulta que los franceses hijos de extranjeros o los naturalizados que llevan más de 40 años viviendo en el país tienen que pasar un “test de nacionalidad francesa”. ¿Qué carajos es ésto? El fascismo fue derrotado en el 45. Se supone que vivimos en una sociedad libre.

Ejemplo de violencia policiaca en París

Recientemente Francia lanzó un debate controvertido y para muchos xenófobo sobre la identidad nacional. El gobierno de derecha creó un nuevo ministerio, llamado “de la Inmigración, la Integración y la Identidad nacional”. Se designó como ministro a Eric Besson del Partido Socialista, quien fue autor de un conocido libro donde criticaba ampliamente a Sarkozy.

Dentro de algunas de las primeras propuestas planteadas por Eric Besson están: la obligación de los alumnos de primaria de aprender y cantar al menos una vez al año el himno nacional; la organización de cursos de instrucción cívica para adultos; el refuerzo del “Contrato de Acogida e Integración de los inmigrantes”; y una ceremonia más solemne de adquisición de la nacionalidad francesa.

“Debate que prácticamente llegó a nada o a más de lo mismo, que lo esencial de la identidad francesa son los valores republicanos de siempre: Libertad, Igualdad, Fraternidad” (Jorge Durand, “Debates sobre la identidad nacional”, La Jornada, 14 febrero 2010).

En un contexto de globalizaciòn y de una importante movilización de masas, es necesario que los grandes países de acogida tengan la capacidad de reinventarse como zona de contacto cultural y lingüístico e incluso aún como laboratorios de nuevas formas de solidaridad democrática. Las sociedades no deben estar divididas. Quizás el gobierno francés podría aprender algunas de las lecciones de Nelson Mandela y convivir con los demás y dejar de creer en un pueblo individualista que quiera imponer a toda costa su manera de pensar y dejar de exigir que se “integren” como si ellos fueran el ejemplo perfecto a imitar.

Recientemente Francia lanzó un debate controvertido y para muchos xenófobo sobre la identidad nacional. El gobierno de derecha creó un nuevo ministerio, llamado “de la Inmigración, la Integración y la Identidad nacional”. Se designó como ministro a Eric Besson del Partido Socialista, quien fue autor de un conocido libro donde criticaba ampliamente a Sarkozy.Dentro de algunas de las primeras propuestas planteadas por Eric Besson están: la obligación de los alumnos de primaria de aprender y cantar al menos una vez al año el himno nacional; la organización de cursos de instrucción cívica para adultos; el refuerzo del “Contrato de Acogida e Integración de los inmigrantes”; y una ceremonia más solemne de adquisición de la nacionalidad francesa.“Debate que prácticamente llegó a nada o a más de lo mismo, que lo esencial de la identidad francesa son los valores republicanos de siempre: Libertad, Igualdad, Fraternidad” (Jorge Durand, “Debates sobre la identidad nacional”, La Jornada, 14 febrero 2010).

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s