Día 8: más qué una sonrisa


Viernes 9 abril 2010

Perderse en el Museo del Louvre es de lo más habitual. Algunas veces uno se pierde porque no se consigue encontrar la salida, otras porque la infinidad de obras de arte han conseguido llamar nuestra atención hasta el punto de perder la noción del tiempo.

Hoy dedicamos nuestro día a visitar este hermoso museo donde se exhiben las obras más conocidas a nivel mundial. Su colección permanente reúne obras desde las civilizaciones antiguas hasta la primera mitad del siglo XIX: Sarcófagos, esfinges, antigüedades etruscas, romanas, antigüedades griegas y otros vestigios de las civilizaciones antiguas se codean con numerosas obras maestras. La cita con la Gioconda y su sonrisa enigmática resulta imprescindible y como todo buen turista no pudimos evitar hacer de ella nuestra primera parada.

A pesar de dedicarle una jornada completa no conseguimos ver creo que ni la tercera parte del museo, el Louvre es inmenso. Está dividido en cuatro secciones: las alas Sully, Denon, Richelieu y el Hall de Napoleón (zona situada bajo la gran Pyramide).

Agradesco profundamente todos los hombres ilustrados que han querido compartir con el mundo la belleza y el arte.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s