nada por aquí, nada por allá


Sylvain Chomet (dir. y adaptación), L’Illusioniste [El ilusionista, esp.], Jacques Tati (guión), Jean-Claude Donda y Edith Rankin (voces), Francia, Reino Unido de la Gran Bretaña, Pathé, Django Films, 2010, 90 mins.

Hay muchas maneras de quedar fuera de la sociedad, y el paso del tiempo puede encargarse de hacer parias. El director francés Jacques Tati, quien murió en 1982, alguna vez reflexionó sobre este aspecto de la vida, y escribió un guión cinematográfico que, desgracidamente, nunca filmó. En ese guión, Tati habla de un hombre que queda fuera de su tiempo, porque éste ha cambiado y él no. Y no porque no quiera; simplemente no puede.

Durante los años cincuenta, la aparición en los escenarios del mundo de las bandas de rock, significó toda una revolución. No sólo en sí misma, pues la música que pertenece al género del rock & roll lleva una gran dosis revolucionaria, sino porque también significó el cambio y el fin de otras actividades que se desarrollaban años antes en esos mismos escenarios. El mundo del music-hall tuvo que cederle el paso, y los artistas que se presentaban en los teatros ingleses y franceses, se vieron forzados a cambiar de actividad, buscar los cada vez más raros escenarios que los acogieran o simplemente desaparecer. Los magos, prestidigitadores o ilusionistas fueron una de esta especie que no volvieron sino mucho tiempo después, con mega producciones y efectos espeicales que los sitúa lejos de los encantadores personajes de los años cuarentas.

Sylvain Chomet logró un pequeño milagro. Retomó el guión y presentó a mediados de este año, una película de dibujos animados triste y hermosa. En ella aparece un mago, el Gran Tatischeff (apellido original de Tati) quien, desplazado por las nuevas estrellas rockanrolleras, debe emigrar de París a Londres buscando trabajo. Para su mala fortuna, la situación en Londres es igual o peor que en París, por lo que debe emigrar más al norte, a Escocia, donde actúa en bares y teatros diminutos. Es ahí donde conoce a una jovencita, con la que nace una relación paternal: ella lo admira y lo quiere como a un padre, y él la toma bajo su cuidado como tal.

La pelicula es todo un homenaje a Tati. El personaje principal, Tatischeff, está claramente inspirado en Tati. Varias escenas hacen referencia a su vida y obra, como cuando el mago entra a un cine y se encuentra con una proyección de aquel cineasta. Además, Tati quiso encarnar ese personaje pero, como él mismo lo decía, ese guión era un asunto demasiado serio. Nunca se decidió a interpretarlo él mismo porque, al contrario de un mago, Tati era muy torpe con las manos.

Si buscan una película acorde con una tarde lluviosa y melancólica, ésta debería ser su primera opción.

No se pierdan el sitio oficial de la película, que es genial, aquí.
Si lo prefieren, pueden ver los cortos aquí.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s