rostros extraños


Tom DiCillo (dir.), When You’re Strange (esta vez nos negamos a traducir y arruinar el nombre de una histórica canción), Johny Depp (narrador), Jim Morrison, Ray Manzarek, Robby Krieger y John Densmore (imágenes de archivo), Estados Unidos, Rhino Entertainmnt, 2010, 83 mins.

The Doors posee una de las historias más profundas y también de las más complicadas. Ese grupo, breve en su existencia, es una de las influencias más importantes de la música durante el siglo XX. Ésto se debe a la particular unión de personalidades y al estilo que forjó. Por supuesto, no puede pensarse en The Doors sin la personalidad de Jim Morrison.

El director de cine Tom DiCillo presentó este año un documental al  respecto. El trabajo es una respuesta al “documental” que presentó Oliver Stone en 1991 y que recibió numerosas críticas contrarias, lo cuál no nos sorprende si para el papel de Jim Morrison se eligió a un artificioso Val Kilmer. Para alguien como yo, que aprecia pero no sabe mucho sobre este grupo, el documental fue una gran rebelación. Lo primero que se nota y disfruta es, por supuesto, la música. Durante toda la sesión se puede disfrutar de las canciones de los Doors en sus mejores versiones. En segundo lugar, nos enteramos que la película cuenta con imágenes inéditas de la película realizada por Morrison: HWY: An American Pastoral. Lo que nos lleva al otro punto interesante, a saber, la complicadísima personalidad de éste último. Pero antes de comentar un poco más al Rey Lagarto, el último punto que apreciamos fue la información sobre el resto de la banda, especialmente sobre Ray Manzarek, músico excepcional, un verdadero monstruo fuera de serie que era el otro pilar de la banda.

Morrison tuvo un punto muy interesante sobre la vida. No fue un militante, como algunos buscan enarbolarlo. Morrison es, podríamos decirlo, El epicueirista por excelencia. Sus coqueteos con las drogas están originados en esta voluntad irrefrenable por sentir. Las consecuencias, indeseadas, se constataron en el escenario. El abuso reiterado de sustancias provocó en varias ocasiones que Morrison no pudiera cantar. Esta circunstancia se repition en tantas ocasiones, que la banda aprendió a improvisar y a cubrir los desfiguros de su líder. Morrison había encontrado rápidamente una fórmula para captar la atención del público. Durante los primeros años de la banda, en un café de Los Ángeles, The Doors se había encontrado con la banda them del irlandés Van Morrison. Van Morrison frecuentemente insultaba al público y subía ebrio al escenario. Ésto influyó en toda la carrera de Jim Morrison, quién además de adoptar los insultos, recurrió a larguísimas declamaciones e improvisaciones poéticas sobre el fondo musical entre místico y psicodélico. En el álbum de la película (que puede escucharse parcialmente aquí) se encuentran algunos ejemplos de estudio: los poemas de Morrison, acompañados por la música tienen un efecto explosivo, sólo aptos para escucharse a oscuras y en la intimidad de la recámara.

Por último, el estilo tan particular de la banda está originado en los orígenes heterogéneos de los miembros. Mientras Morrison cultivaba su poesía y una carrera por el cine, Ray Manzarek había fundado con sus hermanos una banda de rock. El guitarrista, Robby Krieger, había aprendido a tocar primero el ukulele y la guitarra flamenca. El baterista John Densmore, finalmente, era un baterista de jazz.

Para ver los cortos, hacer click aquí.
No se pierdan el sitio oficial.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s