Francia entre la espada y la pared: reconociendo la independencia de México


Tratados de Córdoba, 1821

Con el Tratado de Córdoba firmado el 24 de agosto de 1821 entre Juan O’Donojú e Iturbide -quien esta a la cabeza del Ejército Trigarante- queda consumada la independencia de México.Sin embargo, no todos los países han reconocido oficialmente el nacimiento de este nuevo Estado.  Francia en particular, quien ha seguido con mucha dificultad pero también con gran atención los movimientos de emancipación y su conclusión, se encuentra en una situación diplomática muy “sensible”, o más bien dicho embarazosa.

Y es que en tiempos de restauración de monarquías legítimas en Europa, la cuestión de aceptar o no las independencias hispanoamericanas no es algo que se deba tomar a la ligera. El regreso de los Borbón al poder en los tronos de Francia y España y el viejo “Pacto de Familia” que une a las dos coronas, hacen difícil el reconocimiento de la independencia de México por parte del gobierno francés.

No lo sabía pero Fernando VII rechazó la aceptación de los términos del Tratado de Córdoba y nunca perdió la esperanza de reconquistar la Nueva España con un eventual apoyo de la Santa Alianza y de Francia.

Bajo esas condiciones, Francia se vio obligada a declarar que no haría nada por fomentar los movimientos de independencia en las colonias españolas. Incluso, una vez consumada la independencia en 1821, el Pacto de Familia le prohibe reconocer la independencia de México en tanto que España se niegue a aceptarla. Francia, por su parte, buscaba ventajas comerciales en las posesiones americanas que le serían otorgadas por la corona española una vez que ésta hubiese reconquistado sus colonias.

Pero con los años la situación se vuelve insoportable para Francia, más particularmente sobre el plano económico que político. En efecto, los factores políticos que le impiden a Francia de establecer relaciones de paz y de amistad con México afectan fuertemente su implantación y desarrollo comercial en el Nuevo Mundo al mismo tiempo que  bloquea su comercio exterior. Francia comienza entonces a inquietarse por el avance considerable de los ingleses en un vasto mercado donde ella se ve, sino del todo ausente, al menos sí mucho más discreta. Esto provoca el descontento de los sectores más dinámicos de la burguesía industrial y comercial, hambrientos y desesperados de la explotación de esos ricos y prósperos mercados.

Roi Louis Philippe D'Orléans

En efecto, Inglaterra, quien sale victoriosa de las guerras del Imperio y quien es además primera potencia marítima mundial, no tiene ni las mismas obligaciones ni los mismos escrúpulos que la Corona francesa. Habiéndose asegurado a partir de 1815 un lugar preponderante en las “ex-“colonias españolas, logro reforzar eficazmente sus relaciones comerciales con éstas y en particular con México, al cual le reconoció su independencia en enero 1825. Los Americanos reconocen igualmente la independencia de México preocupados por el avance de la competencia inglesa en su mercado próximo (abril 1822).

Frente a estos invencibles competidores comerciales, Francia, prisionera de una diplomacia ambigua, se ve obligada de practicar una política más bien discreta entre 1826 y 1830.

Las condiciones favorables se presentan con el acceso al trono de Francia, el 9 de agosto de 1830, de Luis Felipe de Orleans (Louis-Philippe d’Orléans) que logra suprimir el último obstáculo político. El reconocimiento de las antiguas colonias españolas es una de las grandes cuestiones tratadas de manera inmediata por el nuevo régimen. En las semanas que siguen a la toma de poder, el gobierno francés, consciente de la urgencia, reconoce finalmente de manera oficial la independencia de México.

Retrato del Condé Louis Mathieu Molé

La aceptación del Rey se anuncia el 28 de agosto a Manuel Eduardo de Gorostiza, Ministro de México en Londres de manos del conde Molé, Ministro francés de Relaciones Exteriores. El 30 de septiembre de 1830 Molé envia una carta a Thomas Murphy Junior, agente de México en París, y a Adrien Cochelet, Cónsul General de Francia en México, para informarles oficialmente que el Rey comunica al gobierno mexicano que reconoce el principio de la independencia de los Estados Unidos Mexicanos y que Francia esta lista a negociar un tratado de amistad, de comercio y de navegación.

He aquí un extracto que me encontré en los Archivos Nacionales de Francia, no por azar sino porque me lo pidieron, de una de las sesiones de la Cámara de diputados donde el general Lafayette y el Ministro de relaciones exteriores, Molé, discuten sobre el reconocimiento de la independencia de México.

Cámara de diputados
Presidencia del Sr. Laffitte
Sesión del sábado 4 de septiembre de 1830

El Sr. Lafayette. Apoyando con entusiasmo las conclusiones de la comisión, y puesto que se trata de intereses relacionados con el hemisferio americano, solicito el permiso para decir algunas palabras sobre un tema de la más alta importancia para el comercio francés. Se trata además un tema que esta a la orden del día. Las Repúblicas de América del Sur y de México han sido desde hace tiempo reconocidas por los Estados Unidos, incluso mucho antes que las otras potencias. Inglaterra le sigue después de una larga vacilación. Otros gobiernos les siguen después. Pero, desconozco los procedimientos entre ambas partes, Francia no las ha reconocido. Tengo mucha confianza en el gobierno actual y sé que estará a la altura de manejar bien este asunto. Pero, aprovecho la presencia del Señor Ministro de Relaciones Exteriores para invitarlo a que informe a la Cámara, hasta donde se le tenga permitido, de lo que se ha hecho y preparado con relación a este asunto de gran interés público.

Señor Conde Molé, Ministro de Relaciones Exteriores. Agradezco al ilustre general que desciende de la tribuna que me diera la oportunidad de explicar a la Cámara sobre este asunto. El gobierno del Rey ha resuelto esta cuestión, que había sido hasta este momento, es verdad, demasiado controvertida. El Rey nos ha ordenado  de escribir a nuestros agentes cercanos a los gobiernos americanos que están aquí (en Europa) que estamos dispuestos a reconocer la existencia de dichos gobiernos al mismo tiempo que estamos listos para tratar nuestros intereses comerciales con los agentes en pleno derecho que ellos envíen aquí.

He aquí el texto original:

Chambre des députés
Présidence de M. Laffitte
Séance du samedi 4 septembre 1830

M. le général Lafayette. En appuyant avec empressement les conclusions de la commission, et puisqu’il s’agit d’intérêts relatifs à l’hémisphère américain, je demande la permission de dire quelques mots sur un objet de la plus haute importance pour le commerce français. Il est d’ailleurs certaines questions qui sont toujours à l’ordre du jour. Les républiques de l’Amérique du Sud et du Mexique ont été depuis longtemps, et bien avant toutes les autres puissances, reconnus par les Etats-Unis. L’Angleterre vint ensuite après une assez longue hésitation ; d’autres gouvernements suivirent ; mais, d’après je ne sais pas quels procédés entre deux camarillas, la France ne les a pas jusqu’à reconnues. J’ai trop de confiance dans le gouvernement actuel pour n’être pas assuré qu’il suivra d’autres maximes ; mas je profite de la présence de M. le ministre des affaires étrangères pour l’inviter à informer la Chambre, autant qu’il le pourra, de ce qui a été fait et préparé relativement à ce grand intérêt public.

M. le compte Moléministre des affaires étrangères. Je remercie l’illustre général qui descend de la tribune de me fournir l’occasion de m’expliquer devant la Chambre sur cette question. Le gouvernement du roi a décidé cette question qui, jusqu’ici il est vrai, avait été beaucoup trop controversée. Le roi nous a ordonné d’écrire à nos agents près des gouvernements américains qui sont ici que nous étions prêts à reconnaître l’existence de ces gouvernements et à traiter de nos intérêts  commerciaux avec les agents qu’ils enverraient ici, munis de pleins pouvoirs.

 

Général Gilbert du Motier Marquis de Lafayette

2 comentarios en “Francia entre la espada y la pared: reconociendo la independencia de México

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s