120 clichés


Jonathan Velasques 2004, Larry Clark, New York and Simon Lee Gallery, Londres

Larry Clark (fotografía), Kiss the Past Hello [Saluda al pasado], Sébastian Gokalp (curador), París, Musée d’Art Moderne de la Ville de Paris, 8 de octubre 2010-2 de enero 2011.

Hace unos meses visité una de las exposiciones de fotografía más controvertidas de los últimos años en París. El fotógrafo: Larry Clark. El tema: los adolescentes, las drogas y el sexo. Fue como cerrar un círuculo. Hace muchos años, cuando apenas estaba entrando en la adolescencia y la Ciudad de México no me parecía un lugar tan inhóspito (porque era mi casa), Larry Clark se nos apareció a mis amigos y a mí en una película que marcó un hito en la historia del cine: Kids. Recuerdo muy bien el humor que nos dejó, salimos contrariados, perturbados. Uno de mis compañeros, en tono irónico, dijo en voz alta que seguramente a mí me había gustado. Por aquélla época mis gustos ya empezaban a diferir de los del resto de mi pandilla. Pero no podría decir, ni entonces ni ahora, que la película me gustó. Más bien me interpeló.

Este sentimiento lo encontré de nuevo en la exposición Kiss the Past Hello. El Museo de Arte Moderno de París, una de las instituciones artísticas más importantes de la capital francesa, alojó esta exposición pero la limitó a mayores de 18 años, abriendo una polémica sobre la libertad de expresión. Algunos de los periódicos más importantes, como Libération o Le Monde, escribieron sendos artículos en protesta, e incluso Libération publicó algunos de los clichés en primera plana o en su sitio web. La violencia de los clichés de Clark fue denunciada por algunas organizaciones de rayar en la pornografía infantil y presionó a la alcaldía de París, encargada del museo, para establecer un mínimo de edad al público que quisiera acceder. Los términos de la controversia se centraron, como ha de suponerse, en la libertad de expresión y en el derecho del libre acceso a la cultura. Para tener un poco de contexto, debe saberse que los museos municipales de esta ciudad son gratuitos, y no es poca cosa, porque entre ellos se encuentran el Museo Pablo Picasso, el Museo Carnavalet de la Historia de París o la Casa de Víctor Hugo. El caso es que, efectivamente, como suele suceder en los casos de censura, la exposición obtuvo más notoriedad que si no hubiera sido censurada. El supuesto intento de proteger a los adolescentes no hizo otra cosa más que llamar la atención. El asunto se complicó porque en el mismo museo se exhibía, en otra sala, una retrospectiva de Basquiat. El flujo del público fue, por lo tanto, impresionante.

Pero finalmente pudimos entrar. Fuimos de los pocos en levantarnos temprano un sábado lluvioso y tener el valor de cruzar media ciudad para

La portada de Libération exhibiendo una de las fotos de Larry Clark en protesta a la censura impuesta por la alcaldía de París. El titular dice: "Prohibido a los menores de 18 años".

hacer fila durante 30 húmedos minutos. En el interior ya nos esperaba toda una multitud que observaba las fotografías con diferentes reacciones. 120 clichés daban testimonio de la carrera de este fotógrafo y cineasta controvertido. La exposición estaba organizada en cuatro partes: “Frances Clark”, “Tulsa & Teenage Lust”, “Larry Clark 1992 & punkPicasso” y “Los Angeles & Jonathan Velasquez”. La exposición no ofrece un punto de vista estética. Nada más lejano a ello. Clark aborda con toda crudeza los temas del sexo, la violencia, las drogas en un perturbador marco juvenil. Adolescentes de entre 15 y 20 años posan ante la cámara de Clark teniendo relaciones sexuales, masturbándose, drogándose o simplemente dejándose fotografiar. Un un video, una joven embarazada, no mucho mayor de 18 años, se inyecta en un brazo, y en otra dos chicas y un chico participan en una orgía. La reacción como público es desconcertante. Observar a menores de edad en actos tan explícitos no es fácil.

Hay que hacer notar que se trata de una retrospectiva. La primera parte, “Frances Clark”, es una referencia a su madre, quien poseía un estudio fotográfico. Desde joven Larry trabajó como asistente de su madre, y la exposición abre con algunas fotos tomadas por su madre. En la segunda parte, “Tulsa & Teenage Lust”, se ofrecen algunos clichés del primer álbum publicado por Clark en 1971 (Tulsa), con fotografías hechas entre 1963 y 1971. También se exhiben algunas tomas de su segundo álbum, Teenage Lust, aparecido en 1983, obra de veinte años de Clark, para la que contó con la ayuda de amigos y de prostitutas. Quizás esta sea la parte más impresionante de la exposición. La tercera parte, “Larry Clark 1992 & punkPicasso”, expone algunas de las fotografías hechas en 1995. En aquél momento, Clark renuncia a seleccionar las fotografías obtenidas de sus modelos y, por el contrario, busca “agotar todas las posibilidades”. Tambíen exhibe parte del trabajo de su instalación punkPicasso, enorme collage en el que reúne fotos, objetos personales y tirajes hechos durante la filmación de algunas de sus películas. Finalmente, en “Los Angeles & Jonathan Velasquez”, vemos el seguimiento durante un año de un joven skater de Los Ángeles a través de una decena de fotografías. Jonathan Velasquez, el modelo, casi diríamos que posa inocentemente. La situación de marginalización en la que viven muchos latinos en los Estados Unidos es reflejada en sus expresiones y el ambiente capturado por Clark.

La exposición era violenta, con  fuerte contenido sexual y cruda. Pero debe tenerse en cuenta que la mayoría de los clichés más controvertidos los hizo cuando tenía la misma edad que sus modelos. Y creo que esto es un dato importante al momento de querer tachar esta exposición de inmoral. La mirada que Clark propone no es estética, es más cercana a la de un antropólogo, fijando las imágenes de un grupo durante un período determinado. De todas formas, no creo que sea la última vez que Clark sea censurado.

 

Sin título, 1968. Una de las controvertidas fotografías de la exposición, aunque no la más fuerte...

 

Les recomiendo la noticia en inglés de la Wikipedia sobre este autor.
Unos videos, en francés, aquí.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s