Folclor y engaño irlandés


Seguramente de niños creyeron en hadas, monstruos debajo de la cama, duendes y tréboles de cuatro hojas. Recuerdo que mi tía María (ya saben lo que dicen, todos tenemos una María en la familia) tenía un jardín que cuidaba con mucho esmero y en él había tréboles. Siempre que íbamos a visitarla, lo primero que hacía era correr hacia el jardín para buscar el famoso trébol de cuatro hojas. A mi tía le encantaba ver esa inocencia de niño que se cree todo lo que lee en los cuentos pero no le gustaba que hurgase en sus plantas quizás por miedo a que se las maltratara, así que para defender a su jardín de las manos destructoras del sobrino, solía decir  “El trébol trae suerte a su portador, pero para que funcione tiene que encontrarse accidentalmente o te lo tiene que dar en persona un duende irlandés” Al rato ya le hacía un poco de caso a la tía pero me paseaba a menudo por el pasto con la esperanza de “accidentalmente” tropezarme con la plantita.

Mi padre decía que los “duendes irlandeses” los hacían invisibles al ojo humano y que sólo si mirabas con mucha atención podrías encontrarlos. Así que de niño pensaba que si algún día iba a Irlanda, tendría la posibilidad de pedirle al duende que me regalase un trébol.

En marzo de 2009, justo ante de las celebraciones de San Patricio, tuve la oportunidad de ir a la isla por un par de días y me di cuenta de que mi tía María y mi mismísimo padre me habían tenido engañado toda mi infancia… los duendes no existen.

Ayuntamiento de Belfast
Recorriendo las calles de Dublín
"A veces podemos pasarnos años sin vivir en absoluto, y de pronto toda nuestra vida se concentra en un solo instante." Oscar Wilde
Where to go?
Estatua de Molly Malone en Dublín
Irish today, hangover tomorrow
Busqué esta feria por todos lados pero nunca di con "Liberty Hall"
Después de un viernes de borrachera (o lunes, o martes o miércoles...) hay máquinas limpiando los vómitos de las calles.
Río Liffey
Río Liffey, de nuevo.
Belfast
Perdido en Belfast
He aquí un ejemplo de la crisis inmobiliaria en Irlanda.
Lo que me encantó de la isla, fueron las coloridas puertas en los barrios obreros.
Al Interior de una iglesia católica.
Irish today, hangover tomorrow
Ayuntamiento de Belfast
Uno de los bares más emblemáticos de Dublín
Irish today, hangover tomorrow
Irish today, hangover tomorrow
Irish today, hangover tomorrowIrish today, hangover tomorrow
Irish today, hangover tomorrow
Irish today, hangover tomorrow
Irish today, hangover tomorrow
Irish today, hangover tomorrow
Irish today, hangover tomorrow
Irish today, hangover tomorrow

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s