Cuando la realidad sobrepasa la ficción


Guy DELISLE, Pyongyang, 2003

Guy Deslisle, Pyongyang, Paris, L’Association, 2003, 150 pp.

La República Popular Democrática de Corea es un Estado muy particular con una dictadura dirigida con puño de hierro por el Partido del Trabajo, hoy bajo la tutela de Kim-Jong-Un (tercer hijo de Kim-Jong-Il y nieto del “Querido Líder”). Es uno de los países más aislados del mundo y la vida privada de sus élites es un completo misterio. Según el gobierno norcoreano, la precaria situación económica es culpa de Occidente y ha declarado a Estados Unidos como su enemigo número uno.

Los pocos datos precisos que se tienen de la vida en Corea del Norte, provienen de informes de inteligencia de países como Corea del Sur y Estados Unidos, quienes vigilan segundo a segundo todos los pasos de los dirigentes de éste país.

El número reducido de extranjeros que logran entrar al país (según una cuota de 3, 000 visitantes al año) son vigilados con lupa. Se prohibe el acceso con radio o teléfono celular, no hay internet, y las salidas a la ciudad se hacen únicamente acompañados de un guía y de un traductor quienes se encargan de construir un itinerario de tipo propagandístico para entretener el turista capitalista.

El autor: Guy Delisle

Guy Delisle, un conocido dibujante y escritor quebequés de tiras cómicas, realizó una estancia de trabajo en la capital, Pyongyang, en el 2003 (o en el año 101 del calendario norcoreano Juche). Guy, quien también es un viajero observador y curioso, nos comparte por medio de un cómic titulado Pyongyang sus experiencias en este rincón del mundo tan ajeno a nuestra visión occidental. Su obra es calificada por muchos como el mejor documento gráfico de la vida actual en Corea del Norte y para mí se ha convertido en uno de los cómics más interesantes que he leído.

Para Guy, más que una ciudad para vivir, Pyongyang es como un escenario preparado para una obra de teatro escrita por un megalómano y mitómano que afirma haber nacido en la montaña más alta del país bajo un cielo dibujado con dos arcoíris y una brillante estrella (Walt Disney y los libros sagrados se quedan cortos).

Heartache: I could've sworn I saw Kim Jong-Il's face in the mirror instead of my own ?!
Heartache: I could’ve sworn I saw Kim Jong-Il’s face in the mirror instead of my own ?!

Con una fuerte dosis de humor y en tono irónico, el autor nos relata el “horror” y la opresión de un pueblo moldeado con una misma forma de pensar y que vive con el temor de ser enviado a un campo de reeducación.

Para entender un poco más a este país rodeado de misterios y secretos, Guy Delisle, propone leer 1984 de George Orwell, metáfora del régimen policiaco, totalitario y de una comunidad que se vigila a si misma. Uno de mis pasajes favoritos es cuando Deslile le presta esta obra a su traductor norcoreano en señal de protesta contra el regimen.

Para visitar el sitio oficial del autor, dar clic aquí.

Para ver las primeras páginas del cómic en inglés (en formato PDF), dar clic aquí.

Se destetó Tete ha hablado antes de Corea del Norte aquí: No solo de arroz vive el hombre. 

Guy Delisle llegando al aeropuerto de Pyongyang.
Juego: Desenmascarando al cerdo espía capitalista.
Guy Delisle visitando el museo de la amistad en Pyongyang
“Voluntarios” norcoreanos trabajando en su día de descanso.

3 comentarios en “Cuando la realidad sobrepasa la ficción

  1. Esta historia me suena, me suena…..

    “Monitoreo constante de todos los aspectos de la vida social, una sumusión mucho más profunda de lo que en realidad parece, un jefe que impide cualquier contestación y un control total sin ningún obstáculo institucional”.

    “Surveillance constante sur tous les aspects de la vie sociale, soumission d’autant plus profonde qu’elle est intériorisée, suprématie du chef à l’abri de toute contestation, contrôle total qui ne rencontrerait aucun obstacle institutionnel”. Emmanuel Terray, L’Homme, tome 29 (No. 111-112), 1989, pp. 277-278

    Me gusta

  2. Me provocó claustrofobia. Imagino que esa era la intensión de Guy. En mi lo logró ampliamente. La escena del traductor atiborrándose de fruta en un árbol es muy fuerte, además de la que pusiste de la imagen del líder en el espejo.

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s