Cine dadá


Quentin Dupieux (dir.), Wrong [Mal], Jack Plotnick (Dolph Springer), Éric Judor (Víctor), Alexis Dziena (Emma), Steve Little (Detective), William Fitchner (el Maestro Chang), Regan Burns (Mike), Mark Burnham (Policía), Francia, Realitism Films, 94 mins.

Por ahí leí – creo que en el periódico Libération – que si David Lynch hubiera hecho comedias, seguramente hubiera filmado esta película. Sin embargo, el director es Quentin Dupieux. Hace dos años Dupieux presentó Rubber, una película inclasificable: es la historia de Robert, un neumático asesino en serie…  ¡con poderes telepáticos!

En esta ocasión se trata de Wrong. Tras la experiencia de Rubber llegamos a la conclusión que en el trabajo de Dupieux los adjetivos “absurdo” e “irracional” no son peyorativos. Todo lo contrario: Dupieux busca precisamente eso. Romper con toda formalidad narrativa.

Dolph Springer (Jack Plotnick), vecino normal de un suburbio normal, un buen día se da cuenta que su perro Paul desapareció. Dolph comienza la búsqueda de su mascota, mientras trata de mantener cierta normalidad en su vida. Por alguna extraña razón, la palma que estaba en su patio se transformó en pino. Entonces encarga a su jardinero Víctor (Eric Judor), que tiene un forzado acento francés, cambiar el pino por una palma. En su oficina llueve a cántaros – sí, al interior de la oficina – y aunque Dolph fue despedido hace tres meses, el sigue yendo, como si tal cosa.

Un extraño personaje, el Maestro Cheng (William Fichtner), lo contacta y le revela la razón de la desaparición de Paul: el Maestro Cheng se dedica a secuestrar mascotas para provocar que el amor de sus propietarios renazca. Pequeño problema del Maestro Cheng: Paul desapareció. Así que Dolph debe colaborar con un detective coprofílico (Steve Little) contratado por el Maestro Cheng para encontrarlo. A todos estos personajes se agregan Emma (Alexis Dziena), una cajera ninfómana, Mike (Regan Burns), vecino con síndrome de fuga y un policía (Mark Burnham) no exactamente en sus cinco sentidos.

La película no tiene un sentido preciso. Aunque tiene una historia más clara que en Rubber, no se trata precisamente de contar una. Quizás sea una metáfora de la búsqueda de sí mismo, siendo el perro Paul esa parte perdida de Dolph. O quizás sea una historia sobre la soledad, con todos los personajes que no se entienden realmente entre sí. O quizás no.

Película dadaísta, surrealista, factura de un director francés que además es DJ.

El sitio oficial está acá.

Los cortos por acá:

Y un video de Mr. Oizo, nombre con el que Dupieux es conocido en el mundo de los DJ:

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s