10% de capacidad cerebral


lucy-afficheLuc Besson (dir.), Lucy, Scarlett Johansson (Lucy), Morgan Freeman (prof. Norman), Choi Min-sik (Mr. Jang), Francia, EuropaCorp Distribution, 90 mins.

Que una historia de ciencia ficción se tome un par de licencias sobre la realidad, vale: es normal. Que una historia de ciencia ficción se haga sólo con lugares comunes, es indicador de falta de creatividad y de curiosidad.

Lucy, la nueva película de Luc Besson, está en el último caso. La trama está basada en uno de los mitos científicos más extendidos, a saber, que el ser humano utiliza sólo el 10% de su cerebro.

Puedo aceptar que se utilice una idea falsa para desarrollar la trama de una historia de ciencia ficción. Puedo aceptar obviar la falsedad o la inexacititud de un argumento de una disciplina científica que el director no conoce — ni está obligado — para desarrollar una trama interesante. Puedo, en fin, aceptar dejar de lado la exactitud científica si el objetivo es crear una historia sorprendente. Hay varios ejemplos que me vienen a la cabeza: Jurassic Park, los tres primeros capítulos de Indiana JonesVolver al futuro o más recientemente Gravity.

Lo que no me parece justo — y en cambio, me parece insultante — es que Besson y su equipo no demuestren tener creatividad para desarrollar, y que no busquen consejo entre especialistas para mejorar su idea. En la “era de la información y de la tecnología” me parece estúpido. Aparentemente, Besson ha dicho que para realizar su película consultó a científicos y profesores universitarios, sin precisar quiénes, y que la mayor parte de sus argumentos son reales. Pero un redditor de pseudo Noxbl lo dice muy bien: seguramente no entendió o reinterpretó lo que escuchó.

La estrategia narrativa de la mayoría de las historias de ciencia ficción exigen del lector-expectador varias concesiones. Se le puede pedir aceptar un hecho u objeto falso de gran importancia para poder desarrollar en seguida los detalles de la historia: son ejemplos recurrentes las máquinas del tiempo, las manipulaciones genéticas, los vestigios arqueológicos. Durante el desarrollo de la historia el autor corre el riesgo de generar inconsistencias de mayor o menor importancia. El autor tiene entonces dos opciones: no hacer nada y esperar que el lector no los vea – no los critique – no los rechace; o rectificarlos.

El problema con Lucy no es la idea pseudo científica (el 10% del uso del cerebro) que le sirve de punto de partida; es la cantidad de inconsistencias y un sin fin de lugares comunes a lo largo de la historia principal.

Para empezar, la historia se centra en las escenas de acción y hay muy pocas explicaciones: nada sobre quién y como fabrica la droga, la relación de Lucy y su novio, de éste y de la mafia, etc. Y eso genera escenas delirantemente ridículas, como lo cuenta Sam Meursault en su hilarante reseña:

Quizás un australopitecus realmente habitó lo que hoy es Manhattan. Quizás efectivamente evolucionamos hace un billón de años. Quizás algún día seremos capaces de cambiar nuestro cabello y de leer la memoria de la gente tras acceder al 50% de nuestro cerebro. Y si pudiéramos acceder al 40%, podríamos controal a otras personas. Hum… De hecho, ¿por qué querría yo controlar la vida de otras personas? ¡Preferiría poder controlar la mía! ¡O la de las ranas! Quizás eso sea posible a partir del 30%. Ah, claro, ése es el problema que tienen los neurobiólogos con esta película: que éste asunto del 10% en un mito horrible que no va a desaparecer. En realidad, ya controlamos el 100% de nuestros cerebros.

Y después están todos los lugares comunes: los científicos en rigurosa bata blanca y anotando todo lo que observan en medio de balaceras; la rigurosa policía alemana; el agente francés seductor; la desorganizada policía italiana… Y sobre todo, Morgan Freeman, a quien es imposible no creerle cualquier cosa, con tal de que sea Morgan Freeman (Sam Meursault dixit).

En fin, creo que la única salida digna de esta película sería pensarla como una “precuela” de Her.

Aquí los cortos:

Un comentario en “10% de capacidad cerebral

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s