Balas y poemas


Nadav Lapid (dir.). L’Institutrice (הגננת, Haganenet, La maestra). Sarit Larry (Nira), Avi Shnaidman (Yoav Pollak), Israel, Francia, Haut et Court, 2014.

 Durante la última conmemoración de la “Nakba“, una niña de unos seis años recita un poema en un programa de la televisión de la Autoridad Palestina. El poema se llama “La Bala”:

Caminaré descalza,
caminaré bajo la lluvia,
caminaré sobre espinas,
a pesar del fuego
a pesar del dolor…

Compraré una bala,
no importa el precio.

Han dispersado a mi familia,
destruyeron mis libros
y me robaron mi sonrisa.

No me pregunten qué hay
entre ellos y yo.
Entre ellos y yo,
hay guerras y sangre.

Compraré una bala,
no importa el precio.
Compraré una bala,
no importa el precio.

Como puede suponerse, la transmisión provocó muchas críticas en medios israelitas y occidentales. La triste y repetitiva lección es la existencia del odio profundo gnerado por la guerra entre palestinos e isralítas.

Existe un enorme número de películas que abordan la guerra entre Palestina e Israel desde el punto de vista político. Por ejemplo, Los Limoneros, de Eran Riklis; El hijo de otro, de Lorraine Lévy; La visita de la banda, de Eran Kolirin o la improbable comedia Sumo, de Erez Tadmor. Incluso en aquéllas que tratan de relaciones sentimentales la política y la guerra son elementos importantes de la historia: por ejemplo Yossi y Jagger y su secuela Yossi, ambas de Eytan Fox, o la bellísima No amarás, de Haim Tabakman.

La primera particularidad de la historia de Nadav Lapid es que el contexto no juega un papel de gran importancia. No hay interferencias de ningún tipo: sólo se trata de la historia en común entre los personajes. Este marco aislado de las constantes noticias le da un toque atemporal a la historia. Lapid acentúa el ambiente con la iluminación de los interiores, la inserción de escenas oníricas y de algunos diálogos entre la maestra Nira y su alumno Yoav.

téléchargement

Y aquí es donde se pone más interesante la historia: Nira es maestra de jardín de niños, y Yoav tiene apenas cinco años. Y ambos conversan de poesía. A diferencia de la niña en el video, Yoav recita sus propios poemas. Es un “Mozart” de la poesía. Un poco huraño con sus compañeros, de pronto tiene epifanías que se manifiestan cuando se pone a caminar de un lado al otro como si estuviera encerrado. Entonces recita un poema que surge como si nada en su cabeza.

Nira está enamorada del talento de Yoav y estima que no podrá florecer. Al padre de Yoav le explica que ser poeta es peligroso en nuestro mundo. Ésta es, por cierto, la única referencia al mundo actual, pero es tan general que no podríamos decir que sólo se refiere a la realidad israelita. Así, Nira se pone a transcribir los poemas de Yoav en un afán de preservarlos y protegerlos.

En una entrevista, Lapid relata que la historia de Yoav es parcialmente autobiográfica. Cuando tenía la misma edad que Yoav también escribió poemas y algunos son recitados durante la película. Aparte la anécdota personal, resulta casi irónico elegir un tema como el de la poesía en una película israelita: ¿cómo no evitar pensar en una poesía igual de combativa en tal realidad? Es, creo, una elección consciente para subrayar por un lado el absurdo cotidiano y, por el otro, la fuerza que tienen las palabras. Hay dos escenas que ilustran muy bien este aspecto; en ambas Nira ilustra con acciones diferentes conceptos. Yoav observa los objetos que Nira le señala: el sol, una hormiga, el calor; pero también resiente sus acciones: la crueldad cuando aplasta la hormiga, la violencia cuando Nira se abofetea a sí misma…

l-institutrice

En su crítica, Cyril Béghin señala que la película de Lapid juega con un equilibrio delicado entre calma y tensión extrema: Lapid alterna las imágenes mostrando diferentes aspectos de la sociedad israelita con poemas recitados por Yoav; entre diálogos mundanos y frases sobre la belleza buscando su mejor manera de expresarse. O, como a mí me parece percibir, entre poemas nacidos entre los escombros, y poemas que hablan de un espejismo.

Los cortos son por acá:

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s