Sin traducción


TheTribePosterMyroslav Slaboshpytskiy (dir.), The Tribe (Плем’я, Plemya). Grigoriy Fesenko (Sergei), Yana Novikova (Anna), AnnaCouleur, DTS, Drame. Arthouse Traffic, UFO, 2014.

Es una de las películas más impresionantes proyectadas este año en las salas de cine francesas. A primera vista, este objeto raro despierta la curiosidad por la ausencia de subtítulos. No hacen falta: filmada por completo en lengua de señas, el mensaje no necesita traducción.

The Tribe es el primer largometraje del director ucraniano Myroslav Slaboshpytskiy. Desprovisto de diálogos sonoros y de música, narra la historia de Sergei y su entrada a un liceo especializado en los suburbios de Kiev. La cámara de Slaboshpytskiy lleva al espectador de la mano por todos los rincones de esa institución que, lejos de dotar a los estudiantes con las habilidades necesarias para integrarse a la sociedad, los submerge en una dinámica ultra violenta.

No hay ninguna concesión en los planos. Al igual que en los claustrofóbicos pasillos de la escuela, el espectador es encerrado en la historia. Todos los detalles de la prostitución, el tráfico de droga, el abuso de los más jóvenes y los ajustes de cuentas son presentados como si sucedieran a un metro de distancia. Y en ningún momento hay el mínimo destello de salvación.

The tribe avortement

La idea de dejar la sala o desmayarse en plena oscuridad ronda durante varios minutos. Sobre todo durante esa larguísima secuencia en la que el público es testigo de un aborto clandestino. En la pantalla, Anna gime y se crispa del dolor, mientras una matrona introduce en su vagina objetos que parecen sacados de la Edad Media. Once minutos que logran vaciar la sala de un tercio de sus asistentes. Para entonces, otro tercio ya había decidido que era más prudente evitar llegar a la mitad de la historia.

Sin embargo, los valientes que nos quedamos hasta el final vimos una pieza rebozante de virtuosismo. Los vaivenes de la cámara se complementan perfectamente con la mirada de anatomista. Cada escena parece recrear una y otra vez un pasillo cerrado, del cual no hay escapatoria. Y sobre todo ese ambiente lúgubre pero que no ofrece una mirada lastimosa de los personajes.

thetribe2

La crudeza de esta película quizás no se encuentra tanto en la historia ni en los personajes, sino en la ausencia de mensajes implícitos: todo es muy claro y no hay interpretaciones posibles a pesar de estar hablada en lengua de signos. La violencia, al fin y al cabo, raramente necesita traducción.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s