Navidad en el relato de Marco Polo


Abraham Cresques (attrib.). « Atlas de cartes marines, llamado [Atlas catalán] ». 6 hojas dobles de pergamino sobre placas de madero (recto y verso), 645 x 250 mm. BnF Département des manuscrits. Espagnol 30
Abraham Cresques (attrib.). Atlas de cartes marines, llamado [Atlas catalán]. 6 hojas dobles de pergamino sobre placas de madera (recto y verso), 645 x 250 mm. BnF Département des manuscrits. Espagnol 30. Este atlas se inspira parcialmente de los viajes de Marco Polo
El relato del viaje de Marco Polo es uno de los más fascinantes. Desde 1271, Marco viajó durante 24 años, acompañando a su padre y a su tío. Volvieron a Venecia cargados de riquezas y Marco se convirtió en uno de los notables del gobierno.

El relato de este viaje fue escrito por Rustichello de Pisa. Fue publicado con el título Le divisament du monde. Livre des merveilles du monde, pero a la larga sería conocido como Il Milione. Por cierto que la versión que hoy se considera más exacta está en la Biblioteca nacional de Francia, y se puede bajar aquí. Marco y Rustichello se conocieron en 1298, cuando el primero fue hecho prisionero por los genoveses. Rustichello llevaba entonces más de diez años en la cárcel, y antes había escrito novelas de caballería en francés y en provenzal.

En los capítulos 30 y 31, Marco Polo refiere una versión de la adoración de los Reyes Magos, que es bastante curiosa:

Capítulo 30

Sobre la gran provincia de Persia. Sobre los 3 magos

Persia es, ciertamente, una provincia grande y noble, pero hoy en día los tártaros la han devastado. En Persia se encuentra la ciudad llamada Saba, de la cual partieron los tres reyes que fueron a adorar a Dios cuando nació. En aquella ciudad están sepultados los tres Magos en una tumba hermosa, y todavía están enteros, con barba y cabellos: uno se llamaba Baltazar, el otro Gaspar y el tercero Melchor. Mi señor Marco preguntó varias veces en aquella ciudad acerca de los 3 reyes: nadie supo decirle nada, salvo que eran 3 reyes sepultados desde hacía mucho tiempo.

Andando 3 jornadas, encontraron un castillo llamado Calasata, que en francés quiere decir “castillo de los adoradores del fuego”; y es verdad que en ese castillo adoran el fuego, y les diré por qué. Los hombres de aquel castillo afirman que antiguamente los reyes de aquellas provincias fueron a adorar un profeta que había nacido, y llevaron regalos: oro para saber si era rey terreno, incienso para saber si era dios, mirra para saber si era eterno. Y cuando llegaron donde había nacido Dios, el más joven fue primero a verlo, y le pareció que tenía su mismo aspecto y edad; en seguida fue a verlo el mediano y luego el más viejo: y a cada uno le pareció que tenía su forma y su edad. Y al contarse entre ellos lo que habían visto, se maravillaron mucho, y pensaron andar todos juntos; y al llegar juntos, a los tres les pareció como realmente era, es decir, un niño de 13 días.

Entonces le ofrecieron el oro, el incienso y la mirra, y el niño tomó los tres regalos; y el niño les dio un cofre cerrado. Y los reyes se pusieron en camino de regreso a su provincia.

Marco Polo, Le Livre des merveilles, 1400-1420, f° 11 vta. BnF Département des manuscrits, Français 2810
Marco Polo, Le Livre des merveilles, 1400-1420, f° 11 vta. BnF Département des manuscrits, Français 2810

31

Sobre los tres Magos

Cuando los tres Magos habían cabalgado varias jornadas, quisieron ver lo que el niño les había dado. Abrieron el cofre y en el interior encontraro una piedra, la cual les había dado Dios simbolizando la solidez como piedra de la fe que habían comenzado. Cuando vieron la piedra, se sorprendieron mucho, y la arrojaron a un pozo; al caer la piedra en el fondo, una columna de fuego descendió del cielo, y se quedó en el pozo. Cuando los reyes vieron esta maravilla, se arrepintieron de lo que habían hecho; y tomaron un poco de aquel fuego y lo llevaron a su provincia y lo pusieron en su iglesia. Y lo mantienen ardiendo y oran a este fuego como si fuera Dios; y todos los sacrificios los hacen a este fuego, y cuando se apaga, regresan al original, que siempre está ardiendo, y nunca encienden uno nuevo si no proviene del original. Por esto, en esta provincia, adoran al fuego; y todo ésto dijeron a mi señor Marco Polo, y es verdad. Uno fue rey de Saba, el otro de Ava y el tercero de Calasata.

Marco Polo, Le Livre des merveilles, 1400-1420, f° 12 rto. BnF Département des manuscrits, Français 2810
Marco Polo, Le Livre des merveilles, 1400-1420, f° 12 rto. BnF Département des manuscrits, Français 2810

Chap. 30

De la grande provincia di Persia: de’ 3 Magi

Persia si è una provincia grande e nobole certamente, ma ‘l presente l’ànno guasta li Tartari. In Persi è l[a] città ch’è chiamata Saba, da la quale si partiro li tre re ch’andaro adorare Dio quando nacque. In quella città son soppeliti gli tre Magi in una bella sepoltura, e sonvi ancora tutti interi con barba e co’ capegli: l’uno ebbe nome Beltasar, l’altro Gaspar, lo terzo Melquior. Messer Marco dimandò piú volte in quella cittade di quegli 3 re: niuno gliene seppe dire nullam se non che erano 3 re soppelliti anticamente.

Andando 3 giornate, trovaro uno castello chiamato Calasata, ciò è a dire in francesco ‘castello de li oratori del fuoco’; e è ben vero che quelli del castello adoran lo fuoco, e io vi dirò perché. Gli uomini di quello castello dicono che anticamente tre lo’ re di quella contrada andarono ad adorare un profeta, lo quale era nato, e portarono oferte: oro per sapere s’era signore terreno, incenso per sapere s’era idio, mirra per sapere se era eternale. E quando furo ove Dio era nato, lo menore andò prima a vederlo, e parveli di sua forma e di suo tempo; e poscia ‘l mezzano e poscia il magiore: e a ciascheuno p[er] sé parve di sua forma e di suo tempo. E raportando ciascuno quello ch’avea veduto, molto si maravigliaro, e pensaro d’andare tutti insieme; e andando insieme, a tutti parve quello ch’era, cioè fanciullo di 13 die.

Allora ofersero l’oro, lo ‘ncenso e la mirra, e lo fanciullo prese tutto; e lo fanciullo donò a li tre re uno bossolo chiuso. E li re si misoro per tornare in loro contrada.

31

De li tre Magi

Quando li tre Magi ebbero cavalcato alquante giornate, volloro vedere quello che ‘l fanciullo avea donato loro. Aperso[r]o lo bossolo e quivi trovaro una pietra, la quale gli avea dato Idio in significanza che stessoro fermi ne la fede ch’aveano cominciato, come pietra. Quando videro la pietra, molto si maravigliaro, e gittaro questa pietra entro uno pozzo; gittata la pietra nel pozzo, uno fuoco discese da cielo ardendo, e gittòsi in quello pozzo. Quando li re videro questa meraviglia, pentérsi di ciò ch’aveano fatto; e presero di quello fuoco e portarone in loro contrada e puoserlo in una loro chiesa. E tutte volte lo fanno ardere e orano quello fuoco come dio; e tutti li sacrifici che fanno condisco di quello fuoco, e quando si spegne, vanno a l’orig[i]nale, che sempre sta aceso, né mai non l’accenderebboro se non di quello. Perciò adorano lo fuoco quegli di quella contrada; e tutto questo dissero a messer Marco Polo, e è veritade. L’uno delli re fu di Saba, l’altro de Iava, lo terzo del Castello.

Todo eso para decir: ¡Feliz Navidad y próspero Año Nuevo 2015!

La versión en toscano la copié de Marco Polo, Milione, editado por Ettore Mazzali. I Grandi Libri Garzanti. Milan: Garzanti, 1982.

Un comentario en “Navidad en el relato de Marco Polo

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s