IMG_0836

Carta desde París


Querida familia, queridos amigos:

Los momentos que estamos viviendo en Francia son indescriptibles. El miedo, la tristeza, la rabia, han invadido toda la sociedad de este país que es, desde hace nueve años, mi casa. Cualquier intento de escribir o de pronunciar las palabras adecuadas es completamente trivial. El único sentido que he podido encontrarle a la masacre del viernes pasado es el horror. El horror profundo e inmerecido que se llevó la vida de decenas de personas.

La tristeza y el miedo que me invaden, como probablemente lo imaginan, la comparto con miles de personas en esta ciudad. La compartimos gente de todo el mundo, de todos los orígenes, creyentes o no. París deja que todos la llamemos nuestra ciudad, sin importar de donde venimos. No hace falta haber nacido en esta ciudad ni en este país para sentir en primera persona el momento tan oscuro que atravesamos. Basta con pensar en toda la belleza que desapareció por obra del odio para sentir que las lágrimas invaden nuestros ojos y el corazón se vuelve pesado, como un golpe en el pecho, seco y bien colocado. Toda esa belleza que desapareció en unos cuantos minutos: jóvenes y adultos, parejas, artistas, la atmósfera de esos barrios de París. A lo largo de mi vida, nunca había resentido la importancia de las cosas banales: actividades que se vuelven tan preciosas como para dejar la vida en ellas: la belleza de la banalidad de un café, de un restaurante, de un partido de fútbol. Toda esa belleza transformada en miedo, horror y vacío. En parálisis e impotencia.

Lo más inteligente que podemos hacer, por lo pronto, es no cambiar nuestra forma de vida. Rehusarnos a seguir la ruta del miedo que los fanáticos señalaron, llevándose por delante cientos de vidas. Lo más valiente será continuar sin olvidarnos de las víctimas y de sus familiares, con la esperanza de aportarles consuelo gracias a nuestro trabajo diario.

Queridos amigos, querida familia: si hubieran visto toda esa belleza asesinada me entenderían inmediatamente. Esa hermosa negligencia que recorre los bares y cafés, la seguridad con la que los jóvenes se conducen por la calle, la actitud socarrona y las sonrisas de lado que llenan las caras de los desconocidos al cruzarse, ese humor bon enfant de las salas de concierto, esa manera de París de ser una ciudad abierta y al mismo tiempo misteriosa.

Hoy, de camino al trabajo en mi querida biblioteca, sólo crucé miradas bajas o que reflejaban nuestra tristeza, nuestras ganas de llorar y de no hacer nada. Aceptamos con resignación la presencia de guardias en las entradas y nos prestamos sin protestar a la revisión de nuestras pertenencias. Todos los habitantes de París realizan esfuerzos, evidentemente sobrehumanos, por continuar: una sonrisa un poco forzada, una cortesía en la puerta más solemne de lo habitual, un pisotón no reclamado; hoy no vale la pena ponerle atención a esas minucias. Nos esforzamos por imponernos al dolor.

Parisinos de todo el mundo, hoy se trata de consolarnos. Se trata de agarrarnos fuerte a este barquito batido por las olas pero que rehusa hundirse.

Ahora, me siento mejor, entre estudiantes y visitantes de la biblioteca. En medio del silencio del único combate que vale la pena dar: el del pensamiento. Porque es cierto que existe una vida después de la muerte y ésta se encuentra en el estudio, en las bibliotecas y en las universidades. Y París, con sus parisinos de todo el mundo y de todos los siglos, saben muy bien lo que significa esa historia y que ahí se encuentra parte de la respuesta a nuestra profunda tristeza.

Querida familia y queridos amigos, les mando un beso y sepan que pienso mucho en ustedes, más de lo que ustedes se imaginan.

Los quiere,

Pablo

2 comentarios en “Carta desde París

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s